Páginas

jueves, 25 de agosto de 2011

ELOGIO DE LA FELICIDAD







Le pesaba saber.


No era el hecho de poseer conocimientos, información, cultura; era la conciencia de si mismo lo que le pesaba.
Diariamente veía el trajinar de los otros, sus deseos, sus necesidades, sus alegrías, sus pequeñas (o grandes) miserias; que no le eran ajenas, él también era parte de lo mismo.


El problema (SU PROBLEMA) pasaba por esa sensación que tenía en cuanto a qué, si no todos los demás, la mayoría, era feliz o lo parecía, conformándose con el día a día, salvando el pellejo de su  contento a diario, en cómodas cuotas pagaderas en un comodato vitalicio.
Por supuesto que todos tenemos problemas, incluso algunos los tienen graves o fatales, que superan el común, pero en su trato cotidiano él veía que la mayoría de sus interlocutores no se planteaban ni su finitud ni su eventual trascendencia o intrascendencia, conformes con sólo ser.


Primero eso lo perturbaba, al punto del desprecio y en ocasiones odio por lo llano de quienes no veían un palmo más allá de sus narices, incluso el asco y el rechazo.


Fue en una noche de cavilación azarosa que comprendió que su sentimiento era equívoco, no era rechazo u odio, PEOR, eran celos y envidia, por no poder actuar así.


Supo entonces lo que quería: Ser feliz.


Desde ese momento, se sintió pleno, todos sus instantes libres los dedicó a pergeñar el plan  que lo llevaría a la felicidad.


Le llevó algunos meses, búsquedas y sobornos, pero finalmente consiguió unos estudios radiográficos, análisis clínicos y tomografías que se convertirían en su pasaporte al suceso.


Finalmente.


Acostado en la mesa de operaciones, la brillante luz lo encegueció brevemente, parpadeó y escucho la  voz del anestesista, que le dijo algo de "cuente de diez hacia atrás y se irá durmiendo" ... mezclada  con la voz del cirujano que comentaba a sus ayudantes lo raro de esa enfermedad, que obligaba a esa  lobotomía selectiva multifocal, enfermedad detectada apenas justo a tiempo.


Sonrió y abrió sus brazos a la felicidad.




3 comentarios:

  1. vivir como el avestruz, una linda manera de suicidarse dia a dia

    ResponderEliminar
  2. Es como si me describieras a mi, me dejaste boquiabierto, excelente Pedro, muy bueno.

    ResponderEliminar